Si en Japón predomina el Rojo en Noviembre, en Lanzarote el color que marca el otoño es el marrón y el gris oscuro, color de la tierra volcánica de recientes erupciones que recubre la isla. Sus volcanes inactivos dejan al descubierto entrañas de tonos rojizos y ocres que contrastan con el azul del cielo y el mar. El verde casi no existe. Sólo los líquenes o las aisladas parras, en los valles, donde la tierra gris cubre extensos campos. Las nubes, muy frecuentes en esta época del año, hacen el resto para construir un bello y árido paisaje, de otro planeta.

Fuerteventura también es volcánica, pero la última erupción se produjo hace más de 10.000 años. La erosión ya ha cambiado los colores: blanco con matices rosados en las playas, marrón claro en las montañas, amarillo en sus enormes dunas. El mar y el escaso verde de la vegetación desértica dan un toque de color y de vida.

Suscríbete a mi newsletter

Si te gustan mis fotos, puedes suscribirte a mi lista de correo y te enviaré un mail cuando publique nuevas imágenes o una nueva entrada en mi blog.

 

¡Enhorabuena! Recibirás un mail de confirmación. Por favor, revisa tu bandeja de entrada