Entradas

, ,

#NoTincPor

Bajamos a las ramblas a las 48 horas del atentado, un día gris, plomizo, cómo el ánimo. Fuimos como otras veces, como podíamos haber ido el mismo 17 de agosto a las 5 de la tarde. Pero no encontré lo mismo. Había gente, pero no había bullicio sino un silencio respetuosamente estremecedor. Los monumentos emblemáticos (Canaletas o mosaico de Miró) habían sido cubiertos de flores y velas, pequeños e individuales recuerdos a las víctimas.

No lo tenía previsto, pero tomé una cuantas fotos con mi iphone, que son las que os enseño. No están retocadas, algunas las he recortado para resaltar los detalles.

Sólo quiero transmitiros lo que sentimos.